Custom Pages
Portfolio

Reflexiones estivales sobre educación

Reflexiones educativas

25 Ago Reflexiones estivales sobre educación

“Cada curso que pasa me reafirma el convencimiento de que el secreto de la educación no está ni en la tiza, tableta, cartulina o blog. Tampoco en lo teórico, en le Flipped Classroom o incluso en el Mobile Learning más avanzado. Desde mi punto de vista, sólo lo que realmente nos emociona  y sentimos puede motivar la construcción de una verdadera educación.”

Hacía tiempo que no escribía en el blog. ¡Cuestiones del verano! Al respiro de las vacaciones, una vez detenido el ritmo frenético del curso y ya finalizando el descanso estival he aprovechado la ocasión para romper con mis rutinas habituales, disfrutar de la familia, leer, caminar y, sobre todo, reflexionar.

El curso acabó hace casi dos meses, ahora toca comenzar uno nuevo. Ha sido un año académico que me ha aportado gran riqueza educativa tanto a nivel académico como humano, no voy a negarlo. Motivo suficiente para haber realizado una parada en el camino, reflexionar, escribir la entrada y, de esta forma, compartir algunos de los pensamientos más recurrentes. Sí, esos que guardo dentro de la mochila en cada recorrido a pie, en conversaciones de caminata y en los interminables paseos nocturnos que sirven de refresco y sosiego al calor del verano con la mejor de las compañías. Aquí tenéis algunas de esas reflexiones:

  • Motivación y emoción, los mejores ingredientes para acompañar una buena acción educativa.
  • Cambiar el paradigna educativo para cambiar el mundo.
  • Incompatibilidades educativas.
  • Mediatización y Marketing Educativo. Sus propuestas, ¿acercan o se alejan de los objetivos verdaderos de la Educación?

_________________

  • Motivación y emoción, los mejores ingredientes para acompañar una buena acción educativa. Somos personas y, como tales, nos emocionamos, sentimos, participamos de experiencias vitales, muchas de ellas tan diferentes. Es por este motivo que nuestra labor como profesor debe de ser: creer, confiar en el alumno y favorecer, con nuestra actuación, su proceso de aprendizaje, NO entorpecerlo.

Y para ello, cada vez tengo más claro que ninguno de los recursos que proporciona el Aula, incluso la del sigo XXI, superan a las herramientas emocionales porque aprendemos de lo que nos ilusiona y alcanza verdaderamente al corazón. Quizás debiéramos parar y reflexionar hacia dónde ir para recuperar el camino perdido de esos aprendices natos que fueron los niños al comenzar su andadura en los centros educativos y que con el paso de los cursos se ha ido esfumando.

  • Cambiar el paradigma educativo para cambiar el mundo. El curso pasado intenté impulsar con firmeza que mi mayor aportación como profesor debía ser conseguir que mis alumnos fueran alumnos implicados, comprometidos con su entorno y adquirieran conciencia colectiva para cambiar la sociedad que tenemos desde la propia EDUCACIÓN.

Por ello, hoy creo profundamente que debiéramos exceder el objetivo inicial de “hacer que el alumno sea protagonista de su propia educación” y transformarlo creando un espacio de aprendizaje colectivo en el que cada individuo comparta de forma desinteresada el beneficio que le reporta ese protagonismo educativo. ¿Cómo? Desde el Aula, trabajando en equipo, implicando a los padres en el proceso, por ejemplo, desarrollando auténticas comunidades de aprendizaje.

Si queremos cambiar nuestra sociedad actual, ¡a qué esperamos! Muévete, sal de tu zona de confort, de la sentencia ejemplarizante, de la bonita intención. ¡Pasa ya a la acción!!

(Si te interesa puedes ver cómo se realizó este proceso con padres y alumnos el curso pasado visitando este enlace)

  • Incompatibilidades educativas. Cada vez más tengo la sensación de que estamos perdiendo la verdadera esencia de la EDUCACIÓN. La tendencia que marca el presente y futuro educativo pretende focalizar la acción educativa entorno a una minería y recogida de datos, dotando de mayor importancia a las notas en evaluaciones externas frente al aprendizaje producido por alumnos, profesores e incluso padres en el día a día de la clase.

 ¿Entonces, las competencias clave, el aprendizaje individualizado, las metodologías activas, la inclusión, el protagonismo educativo de los discentes, el trabajo en equipo…? ¿Qué hacemos con ello?

En fin, incompatibilidades educativas. ¡Qué rabia me da!

  • Mediatización y Marketing Educativo. Sus propuestas, ¿acercan o se alejan de los objetivos verdaderos de la Educación? Por último, no quisiera cerrar la entrada sin reflexionar sobre algo que, de un tiempo a esta parte, me crea cierto desconcierto. Hace varios años que decidí buscar apoyo en metodologías emergentes, incorporando activamente la tecnología en el aula y explorando estrategias que mejoren el aprendizaje de mis alumnos. Desde entonces, trato de implementarlas en mi accion educativa, experimentar con ellas, e incluso, investigarlas en profundidad. ¡Disfruto muchísimo haciéndolo!

Pero, me invaden ciertas dudas sobre la creciente presencia mediática de la Educación, me produce incertidumbre el Marketing Educativo que irrumpe dentro del hábitat educativo.  Y me pregunto, sus propuestas, ¿acercan o se alejan de los objetivos verdaderos de la Educación?

Por si acaso, cada vez más, intento leer la letra pequeña de las propuestas y tiendo a valorar más las que desarrollan profesores situados a ras de Aula , sobre todo, aquellas que con mucha ilusión salen del CORAZÓN.

¡Seguid disfrundo del verano!

Fuente foto portada dehttps://descubrirconectarguiar.wordpress.com/dudas-5/

No Comments

Post A Comment